El Ñu el Pingüino y el Buitre Negro


El Ñu, todos los días, pastaba tranquilamente en la sabana. Era una sabana en la cual todos sus hermanos, los otros ñues podían comer y sentarse a rumiar tranquila y libremente. También las cebras, los búfalos, las gacelas y muchos otros animales estaban en libertad de entrar comer y rumiar con sus amigos. Incluso los buitres, ellos sobrevolaban la sabana y cuando algún animal moría ellos se encargaban de llevar su alma al cielo. Era parte de sus costumbres. Seguir leyendo