Tecnología y Poder


Cómo ya dije en otro artículo (Por qué debe existir el Instituto de Software Libre), no es un secreto que la tecnología es poder, el poder de hacer las cosas que de otra forma no se podría.

Nuestra civilización actual es de base tecnológica. No es una civilización basado en lo filosófico o en lo religioso (claro, hay un poco de cada uno de éstos elementos y de otros más). Por eso, el que tiene el control de la tecnología es el que tiene el poder. Puede decidir que tecnología liberar o restringir, también puede decir que se investiga y que no, incluso puede decidir quién usa la tecnología y quién no.

Al principio de nuestra civilización la tecnología estaba en manos de las personas: Cualquiera podía fabricar un arado, usarlo, estudiarlo, modificarlo, enseñarle a su vecino y repetir el ciclo. Y esto del ciclo es importante, por que ese arado recibía modificaciones continuas por parte de las personas y fue mejorando poco a poco. Al final se tenía un objeto en que estaba invertido la creatividad de toda una cultura. Por eso en la actualidad se tiene diversas formas de arado y de arar, muchas son específicos para ciertos tipos de terreno o formas de sembrar. Con el tiempo, algunos de estos diseños desaparecieron y otros sobrevivieron, en una especie de evolución artificial de la ideas. Era un ecosistema conceptual que se dinamizaba por el intercambio entre los pueblos. Y entre mayor fuera ese intercambio las ideas evolucionaban más rápido, la evolución tecnológica se aceleraba. Y la tecnología a su vez aceleraba la evolución de esta ideas.

Y de esa forma fue forjada nuestra civilización.

Pero ahora no es así. La tecnología no está en manos de las personas: no la pueden usar libremente, no la pueden estudiar, no la pueden modificar, ni redistribuir a su vez. Ahora le tecnología está protegida por diferentes leyes de propiedad intelectual. Y esto en principio no es malo, la idea de estas leyes es que los creadores puedan vivir de sus creaciones, nada más deseable. Pero esto se ha tergiversado. El control sobre la tecnología no la tienen las personas, pero tampoco la tienen sus creadores, este poder lo tienen las empresas.

La mayoría de la patentes en US están en manos de unas pocas compañías y los derechos de autor sobre obras de propiedad intelectual es igual. La situación no es diferente en Europa, Asia o en otras partes. No están en manos de personas. Y por ello, las personas no pueden estudiar, modificar e intercambiar ésta tecnologías. Hasta es penado por la ley, en algunos casos, estudiar las tecnologías; no se puede hacer ingeniería inversa.

Y la situación puede ser peor de lo que se piensa. La mayoría de esta empresas que tienen la mayoría del capital intelectual del mundo tienen ingresos superiores al producto interno bruto de muchos países. Y no estoy hablando de países subdesarrollados, estas empresas tienen más poder económico que muchos países europeos que se consideran desarrollados. Es un poder inmenso concentrado en organizaciones cuyo objetivo no son las personas sino los beneficios.

En principio no es malo que una empresa esté orientada a los beneficios, es su razón de ser. El problema surge cuando una empresa o unas muy pocas empresas tienen más poder que los gobiernos y que dada su lógica inherente, el lucro, pasan por encima de los derechos de las personas. Ese es el caso de las nuevas regulaciones que están surgiendo para el control de Internet y que pasan por encima de derechos humanos como la libertad de expresión. Y ese no es el único caso, por ejemplo se prefiere acabar con las fuentes de agua, para hacer explotaciones de otros minerales menos escasos y no tan vitales como el agua.

Las personas han perdido todo el control sobre las tecnologías, de tal forma que ya no manejan las tecnologías, sino que las tecnologías manejan a las personas. Y la tecnología es controlada a su vez por unas pocas empresas.

¿Pero como hacer para que el poder vuelva a estar en donde debe estar, en las personas?

Esto es precisamente lo que hacen los conceptos de Software Libre, Hardware Libre, Cultura Libre y otros. Estos, mediante un esquema de licenciamiento que sede algunos de los derechos consigue darle libertades a las personas para que puedan tener otra vez el control no sólo de la tecnología sino de la cultura.

¿Cuales son estas libertades? Éstas son: uso, estudio, modificación y redistribución. La libertad de usar la tecnología con cualquier propósito. La libertad de ver como está hecha la tecnología, hacer ingeniería inversa y por ejemplo ver si ésta es dañina en algo. La libertad de modificarla para adaptarla a mis necesidades particulares. ¿Como va a funcionar una tecnología sino se puede modificar para casos específicos? Y la libertad de redistribuir estas tecnologías a su vez con o sin las modificaciones que ya se hicieron.

Estas libertades son condición necesaria para que un ecosistema de ideas se configure y de esta forma evolucione más y más rápido. ¿Pero, para qué? Para mejorar la vida de las personas, y para hacerlas mejores como individuos y como grupo. Porque la ciencia y la tecnología deben estar al servicio de las personas y no al revés.

Comments
5 Responses to “Tecnología y Poder”
  1. Como usuario intensivo de la tecnología y del software libre pienso que en realidad la tecnología no es poder, por lo menos no directamente. La tecnología es un medio, no un fin. El Software es tecnología y como tal es un medio también.

    ¿Un medio de qué o para qué?. La respuesta a esta pregunta aclara el tema, es decir, la tecnología puede ser usada para dominar, controlar, explotar, expropiar, subyugar, y otras malas hierbas. Pero también puede ser usada para la liberar, innovar, crear, crecer, socializar, y otras buenas hierbas.

    El verdadero poder está en el conocimiento, la tecnología no es otra cosa que una manifestación del conocimiento humano, el software es una expresión del conocimiento, el software libre es la mayor evidencia que conozco de que la apropiación colectiva del conocimiento produce resultados extraordinarios.

    El Conocimiento es Poder. La tecnología es el medio por excelencia para controlar el conocimiento, ahí radica el poder indirecto de la tecnología y del software. Ahí está también el poder liberador del software libre.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cómo ya dije en otro artículo (Por qué debe existir el Instituto de Software Libre), no es un secreto que la tecnología es poder, el poder de hacer las cosas que de otra forma no se podría. Nuestra civilización actual es de b…..

  2. […] sobre los mapas conceptuales sobre el plan de desarrollo que elaboré personalmente, y el artículo Tecnología y Poder que da las bases conceptuales de esta […]

  3. […] propuesta se basa en mi escrito Tecnología y Poder en donde argumento que la tecnología es más que una herramienta, es poder. Y que este poder no […]

  4. […] persona especializada en tecnología, como analista en temas de TIC y por que creo que la tecnología es poder para las personas, para mi es muy importante ésta oficina. Por ello me tomé la molestia de hacer un modesto […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: